Bailey Matthews, del norte de Inglaterra, completó triatlón en el que nadó 100 metros, hizo 4 kilómetros en bicicleta y corrió otros 1,3 kilómetros.

Para cualquier niño de su edad, esto ya es un logro, pero para alguien con trastornos psicomotrices es toda una hazaña.
Un claro ejemplo de que con esfuerzo y fuerza de voluntad, hasta lo más increíble se puede lograr. Qué bien por el pequeño y su orgullosa familia.

Anuncios