Por si aún teníamos dudas sobre los beneficios que nos brinda madre naturaleza, un estudio acaba de comprobar que el observar un acuario, ya sea real o a través de una pantalla, no solo reduce la tensión o el ritmo cardiaco, sino que un mayor número de peces ayuda a mantener la atención de las personas durante más tiempo y mejora su estado de ánimo.

Yo misma lo comprobé hace unos meses en una visita al Acuario de la ciudad de Barcelona, época en que experimentaba serios problemas para dormir. Despierta en la noche, intentaba evocar recuerdos o imágenes que me relajaran y llegué a la de los peces flotando en el agua, especialemente un enorme pez luna, increíblemente lento y majestuoso.

El estudio, realizado por las universidades británicas de Plymouth y Exeter y el Acuario Marino Nacional, publicado por la revista “Environment & Behavior”, asegura que entre los beneficios de contemplar un acuario se encuentran la “reducción notable” de la tensión arterial o la frecuencia cardiaca. “En el primer estudio de este tipo” los expertos analizaron las respuestas físicas y mentales de las personas mientras miraban un acuario con diferentes cantidades de peces, según un comunicado.

La estudiante de doctorado y directora del proyecto Deborah Cracknell, aseguró que la investigación ha proporcionado, “por primera vez, sólidas evidencias sobre qué ‘dosis’ de exposición a ambientes submarinos podría tener un impacto positivo en el bienestar de la gente”.

Aquí una entrevista con la directora del estudio.

Anuncios