La comida siempre es parte esencial en la recuperación de cualquier enfermedad, y generalmente, en los hospitales ésta deja mucho que desear.

El hospital estadounidense St. Luke’s University Hospital quiso revertir esta situación y hace un año creó la granja en conjunto con el Instituto Rodale, líder en investigación de agricultura orgánica, para cultivar alimentos nutritivos, sanos y frescos para sus pacientes.
La granja recién cumplió un año en 2015 y ya se espera que doble su tamaño a finales de este año. Además de proveer a los pacientes, y de que su cafetería ofrece comida mucho más saludable para el staff y visitantes, también se hará un día de mercado semanal para que estos puedan llevarse vegetales frescos a casa.

Fuente: Treehugger

Anuncios