En su primer ensayo la vacuna, desarrollada por la Agencia de Salud Pública de Canadá, ya ha conseguido impedir que unas 4.000 personas vacunadas y expuestas al virus durante diez días no se contagien de la enfermedad.

La prueba, que tuvo lugar en Guinea, por el momento ya ha conseguido impedir que unas 4.000 personas expuestas al virus durante diez días no se contagien, según ha informado este viernes la prestigiosa revista científica The Lancet.

Durante las pruebas, se ha seguido una estrategia de vacunación en círculo: se vacuna a todas las personas que rodean a un infectado, familiares, vecinos y compañeros de trabajo. De esa manera, se bloquea su propagación tras conseguir la inmunidad en grupo. Por eso el ensayo va a continuar mientras la vacuna se administra, por ahora, sólo a grupos y comunidades en riesgo.

Sin embargo, algunos profesionales hacen un llamado a no cantar victoria antes de tiempo. Rafael Delgado, microbiólogo del Hospital Universitario 12 de Octubre, advierte de que este ensayo no ha tenido un grupo control al que se le administre un placebo, la forma habitual de probar la eficacia de una vacuna, por lo tanto los resultados finales no se pueden conocer aún. “Los resultados son una muy buena noticia, pero habrá que esperar a ver los números y resultados detallados, pues en este tipo de estudios es mucho más difícil llegar a una conclusión causa-efecto”, opina Delgado. El único ensayo con un grupo de control se estaba realizando en Liberia y tuvo que ser detenido antes de terminar por la falta de nuevos casos.

Fuentes: El País.es, El confidencial (méxico)

Anuncios