El pequeño de 7 años, Bryan Carrol, no puede salir de casa, debido a la leucemia, pero los vecinos le construyeron un mini parque para que pueda jugar en su propia casa.

Los vecinos de la comunidad sorprendieron al niño y su familia con un renovación del patio trasero.

“Le encanta, es la primera vez que lo veo correr hacia afuera de esa manera, fue muy lindo de ver”, dijo el padre de Bryan, Sean Carroll.

El grupo de unos 50 voluntarios, que incluyó compañeros de clase, profesores y amigos, pusieronn césped y acomodaron juegos en el nuevo patio. La idea salió de una conversación que tuvo el padre de la familia con una amiga, quien se entusiasmó y tomó el asunto en sus manos. Lo publicó en GoFundMe y sólo en 4 días consiguió más de 3.000 dólares, y siguen recibiendo más.

 

Esta bonita iniciativa nos prueba que trabajando en comunidad podemos lograr grandes cosas, como mejorar la vida de un pequeño con una enfermadad terminal.

Fuente: Huffington Post

Anuncios