La mujer de Kamarchaga, un pequeño pueblo en la Taiga Siberiana ha realizado unas verdaderas obras de arte y decoración utilizando solo tapas plásticas.

De esta manera, no sólo recicla miles de tapitas, que de otra forma se convertirían en desperdicio, sino que también embellece su entorno.

Utilizando solo un martillo y clavos, crea estas obras inspirandose en motivos tradicionales y también en los diferentes animales que habitan la zona. ¡Qué buen ejemplo de reutilización!

olga2 olga3

Fuente: Junk Culture

Anuncios