La perrita Leia alertó a su dueño que había encontrado algo en la costa, cuando el hombre llegó al lugar se encontró un delfín bebé varado entre las piedras de una playa en Criccieth, Reino Unido.

“Ella no paraba de venir hacia mí, ladrando y empujándome. Debe haber olido al delfín desde un kilómetro de distancia”, comentó Rich, dueño de la perrita.

Como pudo, el hombre tomó al pequeño delfín por debajo del vientre y lo metió de nuevo al agua, donde tardó unos segundos en reorientarse. Rich y Leia se quedaron patrullando la playa durante un rato luego de que el delfín desapareció, solo para asegurarse que no volviera quedar atrapado en la costa.

Anuncios