Desde el lunes 14 de septiembre, todos los chimpancés quedaron protegidos, al ser declarados como “especies en peligro de extinción” por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos. De esta manera, termina una vergonzosa era de explotación y abuso hacia estos animales.

Estados Unidos era el único país desarrollado, que aún permitía el uso de chimpancés en laboratorios de investigación, sometiéndolos a procedimientos dolorosos y negándoles la posibilidad de llevar una vida normal.

Con la nueva medida, hoy es ilegal dañar, acosar, matar o causar lesiones a los chimpancés, tanto en libertad como en cautiverio. Los laboratorios de investigación tenían la posibilidad de solicitar excepciones, pero ninguno lo hizo finalmente.

Adicionalmente, también quedaron protegidos todos los chimpancés que estuvieran en cautiverio con fines de entretenimiento o vendidos como especies exóticas. Bajo esta distinción, es ilegal vender chimpancés, o participar en el transporte comercial a través de las fronteras estatales. Se extenderán permisos especiales para aquellos que desviarse de la nueva ley de protección, siempre y cuando beneficie la supervivencia de la especie.

Fuente: The Dodo

Anuncios