El cáncer de hueso es uno de los más raros, con solo el 0,2% de todos los tipos de cáncer, y no suele ser hereditario, sino que afecta, principalmente a personas que han sido expuestas a altas dosis de radioterapia, o a otros fármacos anticancerosos.

Este tipo de cáncer suele ser muy doloroso e invasivo. Frente a esto un equipo de especialistas del Instituto Nacional de Rehabilitación Luis Guillermo Ibarra, diseñaron la Hipertermia Hídrica Controlada (HHC), que consiste en la aplicación de vapor de agua en las células tumorales sin afectar a las propiedades biomecánicas del hueso.

Según sus autores, al aplica el calor a las lesiones tumorales óseas por medio de agua a 45 grados centígrados o vapor de agua, propicia la muerte de las células neoplásicas, evitando el daño a otros órganos adyacentes a la parte lesionada, además es un método sencillo y de bajo costo.

Por último, con este nuevo método se realizan incisiones en el hueso afectado: uno para inyectar el calor y otro para expulsar las células muertas, y evitando así, las típicas cirugías, muy caras e invasivas.

Fuentes: Diario Ecología / Bioguía

 

Anuncios