¿Alguna vez han tenido una idea loca? Edouard Arsenoult, de Canadá la tuvo y la llevó a cabo con paciencia y perseverancia.
Con el objetivo de hacerse su propia casa de cristal y, al mismo tiempo, hacer algo bueno por la comunidad y el medio ambiente, este jubilado canadiense, comenzó a recoger todas las botellas de vidrio que encontró en su camino.

Enterados de su proyecto, pronto sus familiares y amigos le comenzaron a juntar sus botellas, y hasta los restaurantes y bares de la zona, le llevaban las botellas de vidrio sobrantes.

Después de un invierno completo, concentrado en limpiar cada botella y diseñar su proyecto. tardó 4 años en construir tres fantásticos recintos, reutilizando 25.000 botellas de vidrio, de todos los colores y tamaños, que pronto se convertiría en un importante destino turístico.

Conocido como The Bottle House, el recinto alberga los siguientes edificios

The Six Gabled House  

 The Six Gabled House

The Tavern

The tavern

The Chapel

The chapel

The giant Bottle

Giant bottle 

Fuente: La Bioguía

Anuncios